Zonas altitudinales

El Inambari abarca un gradiente de elevación de aproximadamente 5,796 metros, los cuales son considerados desde el punto más alto en la cuenca del río Araza (5,976 msnm) hasta su desembocadura en el río Madre de Dios (180 msnm). A lo largo de este gradiente de elevación ocurre una gran diversidad de hábitats acuáticos y un complejo sistema de humedales continentales de gran importancia para las poblaciones humanas, dados los servicios ambientales y soporte para las comunidades de flora y fauna que facilitan. Desde el punto de vista hídrico, este gradiente altitudinal se caracteriza por presentar ríos que discurren por una abrupta topografía influenciados directamente por factores atmosféricos (precipitación y humedad) y que al alcanzar regiones planas como la llanura amazónica, se convierten en amplios cauces con aguas con alto contenido de sedimentos.

Con la finalidad de entender mejor el funcionamiento de la red de tributarios y ambientes acuáticos desde la zona alto andina hasta la llanura amazónica, este paisaje hídrico en la cuenca Inambari puede agruparse bajo tres mayores unidades: Las Cordilleras glaciares; Las Yungas; y La Llanura Amazónica. Este marco está basado en la geografía de la región y puede servir para orientar las políticas de desarrollo en relación al uso del recurso agua al interior de la cuenca Inambari.

Las Cordilleras glaciares incluyen elevaciones mayores a 3,500 msnm y representan aproximadamente 48% de la cuenca. La zona alto andina propiamente dicha, y sus ambientes acuáticos se caracterizan por ser pequeños arroyos de agua cristalina que se forman a partir de los deshielos y recorren zonas con muy escasa vegetación arbustiva. Las temperaturas por lo general están entre 10°C y 13°C. La presencia de nieve permanente en las partes más elevadas desempeña un rol fundamental en la regulación del régimen hidrológico de los pequeños ríos que ocurren a estas elevaciones. (ver gráfico / descargar hoja de cálculo / descargar pdf)

Las Yungas incluyen a los bosques montanos lluviosos y de neblina, es una zona que se ubica entre 3,500 y 500 msnm y representa 42% de la cuenca. Los ambientes acuáticos se caracterizan por ser cursos de agua torrentosos que recorren una abrupta topografía. El clima es extremadamente húmedo, principalmente debajo de los 2,000 msnm. Las elevadas precipitaciones localizadas producen un efecto inmediato en los ríos siendo común observar un incremento del nivel del agua y de descarga de sedimentos en estos ríos y que se prolonga durante el tiempo que dura la lluvia. A partir de estas zonas se generan los mayores niveles de descarga y de erosión de los ríos dentro de la cuenca Inambari, que desde un punto de vista de generación de energía, la convierte en una zona de gran potencial hidroenergético. Desde un punto de vista geológico y topográfico, esta región se caracteriza por la poca estabilidad del terreno, lo cual es posible apreciar por la presencia de grandes rocas en los ríos como producto de deslizamientos. (ver gráfico / descargar hoja de cálculo / descargar pdf)

La Llanura amazónica, ubicada debajo de los 500 msnm, representa el 10% del total de la cuenca. Esta zona está representada por las partes más bajas en donde el cauce principal del río Inambari es amplio y trenzado, y las aguas que lleva tienen un alto contenido de sedimento como consecuencia de la alta erosión que ocurre en las cabeceras en la región de las Yungas. En esta zona, el río Inambari colecta las aguas de todos sus tributarios andinos en un canal mayor (trenzado) y descarga en el río Madre de Dios en una zona caracterizada por poseer amplios bosques inundables a ambos lados del canal colector. (ver gráfico / descargar hoja de cálculo descargar pdf)