Gases de efecto invernadero

Se espera un aumento en la emisión de los gases de efecto invernadero (GEI)como consecuencia de la construcción de la represa Inambari. El área a ser inundada por el embalse está actualmente cubierta en su mayoría por bosque montano tropical, el cual secuestra CO2 de la atmósfera. Luego de concluida la represa e iniciado el llenado del embalse, este gran ecosistema terrestre será inundado y la materia orgánica asociada a la vegetación y los suelos comenzará a descomponerse, liberando dióxido de carbono (CO2) al nuevo embalse. La cantidad de CO2 liberada en las primeras décadas dependerá de la cantidad de bosque que fue cortado antes que el reservorio comience a llenarse. La deforestación que ocurra aguas arriba también podría afectar el contenido de materia orgánica total que se acumule en el embalse. El siguiente escenario asume que la mayor parte de la vegetación no fue cortada, como ha sido el caso de otras represas construidas hasta ahora en la cuenca amazónica.

El consumo de oxígeno disuelto en el proceso de descomposición, combinado con la estratificación térmica relativamente permanente del reservorio, daría lugar a una capa inferior profunda desprovista de oxígeno, conocida científicamente como “hipolimnio anóxico”, en donde se producirán cantidades significativas de metano disuelto. Ambos gases se liberarían desde la superficie del embalse por difusión, es decir, desde una región de alta concentración (el agua) a una de baja concentración (el aire). El metano (CH4) también podría liberarse en cantidades significativas a partir de zonas con menos de 10 metros de profundidad en forma de burbujas. Asimismo, el metano y CO2 también serían liberados aguas abajo de la represa, tanto por desgasificación rápida que se produciría al momento de la descarga a la salida de la turbina y por difusión desde la superficie del canal del río aguas abajo. En general, las emisiones de CO2 varían en función de la edad del reservorio (años), la latitud y la concentración de carbono orgánico disuelto. Las emisiones de metano por lo general varían en función de la edad del reservorio (años), la profundidad media (m), la cantidad de carbono orgánico disuelto y la latitud.

Se han hecho cálculos de emisiones potenciales de CO2 y CH4 a partir de la superficie del previsto Reservorio Inambari basado en ecuaciones encontradas en las publicaciones que se citan al final.

La contribución de carbono a partir de la parte alta de la cuenca se calculó como el producto de la descarga total promedio del río y la concentración media de carbono orgánico disuelto (COD) en los tributarios de las cabeceras, y dividido por el área media de la superficie del reservorio. La concentración promedio de COD en los tributarios se estimó a partir de una relación entre el COD y la elevación de los tributarios andinos. Bajo el supuesto que la altitud promedio de los tributarios es de 514 msnm, se estimó que el COD promedio en los tributarios es 2 mg/litro. La descarga promedio anual de los tributarios aguas arriba se calculó a partir del producto del área de la cuenca aguas arriba, o 18,144 km2, por el coeficiente promedio de descarga (0,0845 m3/km2/s), el cual fue estimado a partir de la relación de la descarga y los valores diarios de nivel del río Inambari registrados en el Puente Inambari. Suponiendo un área promedio de embalse de 319 km2, la tasa promedio de descarga de carbono a partir de los afluentes aguas arriba se estimó en 821 mg Carbono/m2/día.

La cantidad adicional de carbono generado a partir de la vegetación terrestre y suelos inundados se calcula a partir de la biomasa de carbono total presente en la vegetación, las raíces y el suelo, que fue estimada por Serra Vega et al. en 9’665,107 toneladas, asumiendo una tasa de descomposición exponencial en el tiempo. Incluyendo los aportes de carbono procedentes de fuentes externas e internas, se prevé que la cantidad total de carbono disminuirá gradualmente desde 17,882 mg C/m2/día al momento de llenarse el embalse hasta 821 mg C/m2/día al término de 30 años. La concentración de COD se prevé que disminuya desde 43.55 a 2.00 mg C/l durante el mismo período. Estos valores se utilizaron con las ecuaciones 1 y 2 para calcular las potenciales emisiones superficiales de CO2 y CH4 desde el Reservorio Inambari, tomando como referencia los primeros 30 años después de concluida la construcción de la represa. A partir de estos cálculos, se espera luego de 30 años de llenado el embalse, que las emisiones anuales disminuyan desde niveles elevados de 600,000 a menos de 50,000 toneladas de carbono-equivalente a CO2 (C-CO2equiv).

El cálculo de las emisiones de gases aguas abajo de la represa también estuvo basada en los datos derivados de otros embalses. Para simular las emisiones de gas aguas abajo de la represa de Inambari se asumió una tasa de disminución similar a la de otros embalses tropicales y una descarga máxima en la turbina de 1,408 m3/s, bajo el supuesto que el administrador de la represa trate de maximizar la generación de energía. La emisión resultante aguas abajo fue significativamente más alta que la estimada para el embalse, disminuyendo desde un máximo inicial de ~2’250,000 a aproximadamente 250,000 toneladas de C-CO2 equivalente para los próximos 30 años. Considerando tanto las emisiones del embalse como de las descargas aguas abajo, las emisiones totales se redujeron después de 30 años de un máximo inicial de ~ 2’850,000 a 260,000 toneladas de C-CO2equiv. Así, la represa Inambari emitiría aproximadamente 0,0000% del total anual de gases de efecto invernadero procedente de los embalses hidroeléctricos, y 0,0000%de las represas hasta ahora construidas en Amazonía.

El Modelo Mazuco

El Modelo Mazuko de emisiones de GEI del Inambari fue desarrollado para el cálculo de los costos y beneficios del proyecto Inambari y está explicado en Modelación de los Gases de Efecto Invernadero que Serían Emitidos por el Embalse del Proyecto Hidroeléctrico Inambari:

https://drive.google.com/file/d/0Byt-Oot_qaESQXpFRWQtMXQ3WTA/edit?usp=sharing

A continuación se presentan algunos gráficos que complementan la información del texto:

Relación entre el carbono orgánico disuelto y la elevación para los rios andinos del oriente, derivadas de Guyot y Wasson 1994. Usado para estimar los niveles de emisión de carbono y la emisión de los gases de invernadero en la represa del Inambari. (ver gráfico)

Emisiones de carbono totales estimado con el modelo FORSBERG para la represa Inambari, durante los primeros 30 años después de la construcción, indicando la emisión en toneladas de carbono en CO2 equivalente en el reservorio y el componente aguas abajo. (ver gráfico)

Comparación de las emisiones de carbono totales para la represa de Inambari , estimado con los modelos de FORSBERG y MAZUKO. (ver gráfico)

Extensión del propuesto Reservorio Inambari (polígono en azul) y las áreas de drenaje de los tributarios (polígonos verdes). Los puntos amarillos indican la desembocadura de los tributarios (ver gráfico)

Batimetría del propuesto Reservorio Inambari a partir del nivel de agua promedio durante las operaciones (514 msnm) (ver gráfico)

 

Bibliografía

Fearnside, P.M. 1989. Brazil’s Balbina Dam: Environment versus the legacy of the pharaohs in Amazonia. Environmental Management 13(4): 401-423

SERRA VEGA J. et al. (2012). Costos y beneficios del proyecto hidroeléctrico del río Inambari. Conservation Strategy Fund. Sebastopol, California., E.U.A.