Mercurio y la represa de la CHI

Actualmente se conoce bastante bien la dinámica del mercurio en la cuenca amazónica. El mercurio que encontramos en los sistemas fluviales se deriva de fuentes naturales y antropogénicas. Se piensa que la mayor parte de este mercurio se deriva a partir de los suelos de las terrazas de las tierras bajas, oterra firme, los cuales han mostrado ser excepcionalmente ricos en mercurio, predominantemente de origen natural. Otra parte se deriva directamente de la atmósfera, la cual a nivel global se conoce que contiene mercurio derivado tanto de fuentes naturales como antropogénicas en una proporción aproximada 1:2. La producción y liberación de mercurio gaseoso y líquido de la minería aurífera es la principal fuente antropogénica de mercurio en la cuenca amazónica, y en las zonas mineras el aporte de mercurio a los sistemas fluviales es la principal causa de contaminación. La erosión generada por la minería aurífera también puede remover importantes cantidades de suelo que está unido al mercurio, lo cual en algunas regiones representa el principal aporte de mercurio en los sistemas fluviales.

En Amazonía, el mercurio generalmente está presente en muy bajas concentraciones (1-10 mg/L) incluso en zonas muy contaminadas, y se presenta principalmente bajo la forma de sales inorgánicas de mercurio, Hg (II). En aguas con bajos niveles de pH, altas concentraciones de carbono orgánico disuelto (COD) y bajas concentraciones de oxígeno disuelto –todos estos elementos comúnmente encontrados en humedales fluviales e interfluviales– el mercurio Hg (II) se puede transformar en metil mercurio, una forma de mercurio extremadamente tóxica que tiende a bio-acumularse y bio-magnificarse a través de la cadena trófica acuática. Se ha demostrado que los niveles de mercurio en peces depredadores no migratorios, como los huasacos o fasacos (género Hoplias) y en otras especies de consumo humano, tienen una relación inversa con el nivel de pH y una relación directa tanto con el COD y la presencia de humedales en la cuenca amazónica.

La dinámica del mercurio en los embalses ha sido bastante bien estudiada en las regiones templadas en el hemisferio norte, pero relativamente muy poco en los sistemas tropicales. La vegetación terrestre inundada por el embalse muere y comienza a descomponerse inmediatamente, lo cual resulta en un aumento importante en los niveles de COD y una disminución de los niveles de pH y oxígeno disuelto, lo opuesto a lo que naturalmente ocurre en los sistemas fluviales amazónicos. Estas condiciones generalmente dan lugar a un drástico aumento del metil mercurio, el cual se acumula gradualmente en la cadena alimenticia acuática. Los niveles de mercurio en los peces depredadores tienden a aumentar durante los primeros 10 años después de llenado el embalse y luego disminuyen gradualmente a los niveles pre-embalse. La evolución histórica de la contaminación por mercurio sólo se conoce a partir de un embalse amazónico, el reservorio Balbina, cerca de Manaus, en el estado de Amazonas, Brasil. Los niveles de mercurio en los tucunarés (género Cichla), un pez depredador ubicado en el máximo nivel de la cadena trófica del embalse, se incrementaron durante los primeros 10 años y luego disminuyeron, siguiendo una tendencia similar a la descrita para los sistemas del hemisferio norte (ver gráfico).

A menudo grandes unidades de pescadores se desarrollan cerca de los reservorios artificiales en la Amazonía con la finalidad de explotar la producción pesquera, la cual inicialmente ha aumentado luego de formado el embalse. Dado que la mayor parte de la proteína animal obtenida por estas comunidades pesqueras es a partir del embalse, sus niveles de mercurio tienden a elevarse y disminuir de acuerdo a la disponibilidad del recurso pesquero. Esta tendencia se refleja claramente en los niveles de mercurio encontrado en cabello humano en mujeres en las comunidades pesqueras del reservorio Balbina (ver gráfico).

Actualmente la minería aurífera está extendida tanto aguas arriba como aguas abajo del lugar elegido para la construcción de la represa Inambari, lo cual representa probablemente la principal fuente de mercurio en el río Inambari y en muchos de sus tributarios. La mayoría de estas actividades se desarrollan en las llanuras del Inambari y estas áreas probablemente están altamente contaminadas de mercurio en ambas de sus formas, el mercurio elemental Hg(0) y el mercurio iónico Hg(II). La intensa erosión que existe en las zonas mineras a causa de la remoción de suelos de las llanuras inundables y terrafirme, probablemente también contaminados con mercurio de la minería y fuentes naturales, es un aporte adicional de mercurio a los sistemas fluviales en el Inambari. Actualmente existen muy pocos ambientes de la cuenca del Inambari con condiciones favorables para la metilación del mercurio. Las planicies adyacentes al Inambari se inundan únicamente por períodos breves lo cual no permite que exista suficiente nivel de agua para una estratificación térmica de estos ambientes, por tanto no se generan las condiciones anóxicas necesarias para la metilación del mercurio. Los niveles de COD son bastante bajos y el pH es demasiado alto a lo largo del canal del Inambari como para promover la metilación. A pesar de los altos niveles de contaminación de mercurio encontrados en la región, es poco probable que éstos hayan afectado significativamente la cadena alimenticia acuática. Los niveles de mercurio encontrados en los huasacos (Hoplias) en las partes bajas del Inambari y reportados por varios autores, de hecho, son mucho menores incluso a los reportados en los sistemas fluviales en Amazonía Central.

Luego de la represa, se espera un cambio en las condiciones del río Inambari y sus tributarios. La vegetación terrestre inundada por el embalse muere y se descompone, lo cual resulta en un aumento importante en los niveles de COD y una disminución en los niveles de pH y oxígeno disuelto, en comparación con los valores previos al embalse. La estratificación térmica generada en la columna de agua del embalse aislará las zonas más profundas, creando una capa inferior desprovista de oxígeno (hipolimion anóxico), condiciones ideales para la metilación del mercurio. Se espera un drástico aumento en las concentraciones de metil mercurio a medida que el mercurio inorgánico ya existente en grandes cantidades en las zonas mineras ahora inundadas se vaya metilando. El metil mercurio generado en este proceso se acumula gradualmente en la cadena trófica del embalse, el cual al inicio es biológicamente productivo. También se espera que los niveles de mercurio de otros peces depredadores y de consumo humano que se distribuyen alrededor de la represa aumenten en los primeros 10 años luego de cerrada la represa y poco a poco disminuyan a sus niveles anteriores pre-embalse. Si los niveles de mercurio en los peces y en el cabello humano alcanzan los niveles encontrados en el reservorio Balbina, esta situación representaría un elevado riesgo para la salud humana, especialmente para las mujeres embarazadas, donde el límite superior establecido para el cabello es de 6 ppm.

 

Bibliografía

Silva-forsberg, M.C., Forsberg, B.R. y Zeidemann, V.K. 1984. Mercury contamination in humans linked to river chemistry in the Amazon Basin. Ambio28: 519-521.
 
Bourgoin, L.M., Malm, O. y Courau, P. 1999. Total mercury distribution in the Bolivian tributaries of the Madeira River. Importance of the biomagnification process in the aquatic food-chain.
 
Malm, O. 1998. Gold mining as a source of mercury exposure in the Brazilian Amazon. Environmental Research 77(73-78)
 
Maurice-Bourgoin, L., Quiroga, I. Guyot, J.L. y Malm, O. 1999. Mercury pollution in the upper Beni River, Amazonian Basin, Bolivia. Ambio 28(4): 302-306.
 
Kelly, C.A., Rudd, J.W.M., Bodaly, R.A., Roulet, N.T., St.Louis, V.L., Heyes, A., Moore, T.R., Schiff, S., Aravena, R., Scott, K.J., Dyck, B., Harris, R. Warner, B. y Edwards, G. 1997. Increases in fluxes of greenhouse gases and methyl mercury following flooding of an experimental reservoir. Environmental Science and Technology 31: 1334-1344.
 
Roulet, M. 1999. Modern cycle of mercury in the Amazon. En: Roulet, M. (Ed.).Manaus’99 – Hydrological and Geochemical Processes in Large Scale River Basins., : 1-8.
 
Roulet, M., Lucotte, M., Farella, N., Serique, G., Coelho, H., Passos, C.J.S., Jesus da Silva, E.D., Andrade, P.S.D., Mergler, D. Guimarães, J.R. y Amorim, M. 1999. Effects of recent human colonization on the presence of mercury in Amazonian ecosystems. Water, Air and Soil Pollution 112: 297-313.
 
Roulet, M., Lucotte, M., Saint-Aubin, A., Tran, S., Rhéault, I., Farella, N., Jesus da Silva, E.D., Dezencourt, J., Sousa Passos, C.J., Santos Soares, G., Guimarães, J.E.J. Mergler, D. y Amorim, M. 1998. The geochemistry of mercury in central Amazonian soils developed on the Alter-do-Chao formation of the lower Tapajos River Valley, Para state, Brazil. Science of the Total Environment 223: 1-24.
 
Fadini, P.S., y Jardim, W.F. 2001. Is the Negro River basin (Amazon) impacted with naturally occurring mercury?. Science of the Total Environment 275: 71-82.
 
Belger, L., y Forsberg, B.R. In Press. Factors controlling Hg levels in two predatory fish species in the Negro river basin, Brazilian Amazon. Science of the Total Environment
 
Bodaly, R.A., St.Louis, V.L., Paterson, M.J., Fudge, R.J.P., Hall, B.D. Rosenberg, D.M. y Rudd, J.W.M. 1997. Bioaccumulation of mercury in the aquatic food chain in newly flooded areas. En: Bodaly, R.A., St.Louis, V.L., Paterson, M.J., Fudge, R.J.P., Hall, B.D. Rosenberg, D.M. y Rudd, J.W.M. (Ed.). Mercury and its Effects on Environment and Biology. Marcel Decker Inc., New York
 
Hall, B.D., St.Louis, V.L., Rolfhus, K.R., Bodaly, R.A., Beaty, K.G. Paterson, M.J. y Cherewyk, K.A.P. 2005. Impacts of reservoir creation on the biogeochemical cycling of methyl mercury and total mercury in boreal upland forests. Ecosystems 8: 248-266.
 
Deza-Arroyo, N.E. 1996. Mercury accumulation in fish from Madre de Dios, a gold mining area in the Amazon Basin, Peru. Oregon State University, Corvalis (Tese de Mestrado).