Estrategia Nacional de Humedales

La Convención de Ramsar es el principal tratado internacional en materia de humedales y tiene como objetivo la conservación de humedales de importancia internacional en términos ecológicos, botánicos, zoológicos, limnológicos o hidrológicos. Dando prioridad a aquellos que sean hábitat de aves acuáticas y de los que dependan ecológicamente de ellos. En tal sentido, cada país parte debe incluir al menos un humedal en la lista de humedales de importancia internacional. Asimismo, deben fomentar su conservación y de las aves acuáticas, creando reservas naturales en aquellos, estén o no incluidos en la su clasificación (artículo 4).

Si bien esta norma recoge una serie de disposiciones para la protección de humedales, debe tenerse en cuenta que solo aplica a aquellos que son considerados como “de importancia internacional”. En ese sentido, la Convención Ramsar por sí sola no constituye un marco legal de protección suficiente para los humedales en el Perú, se requiere de normas nacionales que entre otras cosas recojan una definición más específica para la identificación de los humedales en el país, y los criterios para definir cuáles de ellos deben ser priorizados en las estrategias de conservación.

La definición de humedales utilizada en el Perú es la recogida en la Convención Ramsar, según la cual se consideran humedales:

“las extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies cubiertas de aguas, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros”.

El marco legal nacional para protección de humedales es aún muy incipiente, no existiendo legislación específica sobre humedales. A nivel de la cuenca del Inambari, cabe destacar la Ordenanza Regional 012-2008-GRMDD/CR,  aprobada por el Consejo Regional de Madre de Dios en junio de 2008, que declara de interés regional “la conservación de los humedales, lagos y cochas ubicados en el departamento de Madre de Dios” y encarga a la Gerencia de Recursos Naturales y Gestión del Medio Ambiente la elaboración del “Plan Estratégico para la Conservación de Humedales, Lagos y Cochas”,  y del inventario detallado de dichos recursos. A la fecha no se cuenta con dichos instrumentos.

Hacia una nueva Estrategia Nacional de Humedales

En contraste con el poco desarrollo de mecanismos de protección para los humedales en las leyes peruanas, este fue el primer país en América Latina en contar con un documento de política orientado a la gestión y protección de estos ecosistemas, la Estrategia Nacional para la Conservación de Humedales en el Perú, aprobada en 1996. A pesar de haber sido un paso importante en su momento, la Estrategia vigente no identifica acciones para abordar las amenazas y retos que enfrentan los humedales del Perú en la actualidad, entre ellos los impactos del cambio climático. Esta situación ha llevado a que el Ministerio del Ambiente, a través de la Dirección General de Diversidad Biológica lidere el proceso de elaboración de una Nueva Estrategia Nacional de Humedales (ver documento), cuyo objetivo es prevenir, reducir y mitigar la degradación de los ecosistemas de humedales en el país y promover su conservación y uso sostenible.

Esta nueva propuesta, que se encuentra en etapa de consulta pública, recoge nuevos enfoques y conceptos, como son: enfoque ecosistémico, conservación productiva, gestión social participativa y gobernanza participativa, manejo adaptativo, adaptación al cambio climático, interculturalidad y respeto a los conocimientos tradicionales indígenas.  Otra novedad que debe resaltarse de este proceso es la elaboración, de forma participativa, de una definición nacional de humedales:

Se define como humedales, a las extensiones o superficies cubiertas o saturadas de agua, bajo un régimen hídrico natural o artificial, permanente o temporal, dulce, salobre o salado, y que albergan comunidades biológicas características, que proveen servicios ecosistémicos”.

 En ese sentido, considera humedales los siguientes:

Humedales costeros: manglares, estuarios, albuferas, deltas, oasis, pantanos.
Humedales andinos: lagos, lagunas, bofedales, manantiales, puquios, turberas, humedales de páramos, kársticos andinos.
Humedales amazónicos: lagos y lagunas amazónicas, complejo de orillales, kársticos amazónicos, pantanos amazónicos (aguajales, renacales, pungales, pantanos mixtos de palmeras, pantanos herbáceos, pantanos arbustivos), bosques de tahuampa, sabana inundable de palmeras, varillales húmedos.

Marco institucional para la gestión y protección de humedales

La autoridad nacional encargada de liderar las políticas para la adecuada gestión de los ecosistemas en el Perú es el Ministerio del Ambiente, a través de la  Dirección General de Diversidad Biológica, órgano de línea del Viceministerio de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales.

Sin embargo, una gestión adecuada de los humedales requiere de la participación y coordinación de diversas instituciones del Estado con funciones vinculadas. Por ello, en el año 2013 se creó el Comité Nacional de Humedales, que es una comisión multisectorial permanente, adscrita al Ministerio del Ambiente, que tiene como objeto promover la gestión adecuada de los humedales a nivel nacional, así como el seguimiento a la implementación de los compromisos derivados de la Convención Ramsar.

Este comité está conformado por un representante de las siguientes instituciones: Ministerio del Ambiente, Ministerio de la Producción, Autoridad Nacional del Agua, Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado, Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana, Instituto del Mar del Perú, Dirección General Forestal y de Fauna Silvestre del Ministerio de Agricultura y la Asamblea Nacional de Gobiernos Regionales.

En cuanto al rol de los Gobiernos Regionales debe resaltarse que si bien la Ley Orgánica de Gobiernos Regionales (LOGR) no menciona expresamente el término ecosistema o humedal, si les otorga a los gobiernos regionales funciones en materia ambiental y de ordenamiento territorial (artículo 53) que les permiten implementar medidas para la conservación y protección de humedales. Una posibilidad para promover la protección de humedales identificados como de importancia para la conservación a nivel regional es proponer (y posteriormente administrar) áreas de conservación regional.